Autora: Irantzu Muerza1

En este artículo, os daré las claves para preparar las consultas que tenemos con los especialistas, ya que es importante prepararlas bien para una buena gestión del asma.

Hay tres momentos a diferenciar: antes, durante y después de la consulta.

Debes prepararla bien, ya que puede que en meses no vuelvas a ver al especialista. Por tanto:

  • Ten los datos del diario de asma actualizados: mediciones de Peak Flow, oxígeno, cambios en tu día a día que hayan afectado a tu enfermedad, si has olvidado la medicación, crisis que hayas tenido, cualquier cambio en el comportamiento de tu asma, etc.
  • Prepara las dudas y preguntas que te surjan para el médico: apuntándolas en una hoja o en el propio diario de asma.
  • Lleva tu historial médico si dispones de él: a veces el médico no es el mismo. Además, podrás comprobar si todos los datos son correctos.
  • Asegúrate de que llevas todos los documentos: tener organizada siempre toda la documentación relacionada con tu asma, por ejemplo, en una carpeta, limitará el riesgo de que olvides llevar alguna información importante.
  • Pide a un familiar o amigo de confianza que te acompañe si te pones nervioso en la consulta: de esta forma, podrá ayudarte a entender mejor la información facilitada por el médico, formular preguntas o simplemente acompañarte para estar más tranquilo.
  • Ponte ropa adecuada para la consulta: teniendo en cuenta las pruebas o exploraciones que serán necesarias.
  • Sal con tiempo para acudir a la cita (un poco antes de la hora establecida): esto hará que llegues más relajado/a o tengas tiempo para hacer unas respiraciones que te calmen antes de entrar a la consulta.
  • Repasa en la sala de espera las preguntas y dudas que llevas anotadas: por si se te ocurre algo de última hora.
  • Lleva un listado de los medicamentos que tomas y cómo los tomas: incluye también si has tomado alguna medicación de forma puntual durante el periodo entre consultas, aunque ya no la tomes, por ejemplo, un antibiótico que te indicara tu médico de atención primaria.
  • Ayuda a tu médico en todo lo que necesite para desarrollar bien su trabajo: el especialista está para atenderte, por lo que debe ser tu aliado en la lucha frente al asma.
  • Facilítale toda la información: aportando tu diario de asma y otras pruebas médicas que te hayan realizado.
  • Comparte toda la información personal que intervenga en tu día a día: aunque te de vergüenza, es clave para una buena gestión de la enfermedad.
  • Asegúrate de que atiendan bien tu necesidad principal de la consulta: además, repasa las preguntas anotadas, tachando las que ya están respondidas.
  • Atiende bien a las indicaciones del médico a la hora de realizar cualquier prueba o exploración: respire, sople, saque la lengua, etc.
  • Ten la confianza suficiente: si hay algo que no entiendes, puedes pedirle que te lo explique otra vez, de otra manera, o que te lo anote.
  • Toma decisiones sobre tu salud y tratamiento: una consulta con tu médico ha de ser un proceso de decisiones compartidas. Toma las riendas de tu asma.
  • Anota todas las pautas y recomendaciones que te dan: para poder revisarlo cuando lo necesites, incluso puedes pedirle si tiene algún folleto informativo sobre el tema. También puedes consultar páginas web de confianza, como la de Chiesi Contigo (asma.chiesicontigo.com).
  • Repasa bien las conclusiones antes de abandonar la consulta: pautas a seguir, tratamiento prescrito, próxima consulta, etc.
  • Intenta tener una vía de contacto: para acudir en caso de dudas u olvidos de la consulta.
  • Repasa que hayas hecho todo lo necesario antes de abandonar la consulta: coger la siguiente cita, programar pruebas o intervenciones médicas, etc.
  • Chequea las notas de la consulta cuando llegues a casa: además, añade algo si lo estimas necesario para una correcta comprensión.
  • Revisa el nuevo tratamiento: en el caso de que lo haya o se haya modificado la dosis.
  • Infórmate y edúcate: sobre tu asma y los tratamientos que tomas.
  • Contacta de nuevo con tu especialista: el empeoramiento de tu asma también es un motivo de consulta.
  • Ponte en contacto con tu doctor: si te ha quedado alguna duda en la consulta que consideres importante.
  • Pon en práctica todos los consejos médicos recibidos: para ello, será importante que hayas comprendido correctamente todas las indicaciones que has recibido.
  • Sé una persona adherente al tratamiento: entendiendo la adherencia en su aspecto más amplio, incluyendo el tratamiento médico de base y el de rescate, alimentación, ejercicio físico, salud mental, fisioterapia respiratoria, etc., ya que todo esto te ayudará a controlar tu asma y tener una mejor calidad de vida.
  • Sigue anotando todos los datos de la evolución de tu asma en el diario: para tenerlo preparado para siguientes citas o consultas telefónicas.
  • Acude a la asociación de asma más cercana si no lo has hecho: en las asociaciones te van a facilitar, sobre todo, apoyo de otros pacientes, información, educación, servicios etc. que te ayudarán muchísimo a convivir con asma.

Tras analizar toda la información anterior, nos damos cuenta de que una correcta y adecuada preparación de la consulta médica es fundamental para convivir con una patología grave y crónica, ya que aprendemos a manejar el asma y resolvemos dudas y aclaramos conceptos que son necesarios para entender la enfermedad y mantenerla bajo control con las menores crisis posibles.

La información y la educación son básicas en el asma y es en las consultas donde debemos aclarar dudas y aprender de nuestra patología para lidiar con ella en nuestro día a día.

1. Presidenta de la asociación ASMABI Euskadi